A 10 AÑOS DE SU DESAPARICION FISICA, JOSE DAVALOS CUENTA CON NICHO PROPIO



A diez años de la desaparición física de José Santos Dávalos Salazar, el Gobierno de la Región Arequipa logró terminar el mausoleo  que contendrán los restos de los hermanos Dávalos, excelsos representantes de la música arequipeña, cuya trayectoria la tocamos en una nota anterior.
Como se recordará, José Dávalos falleció el 22 de agosto del 2002 en New York a los 80 años de edad, a causa de un paro cardiaco  y al poco tiempo de saber  que su organismo fue invadido por el letal cáncer. Sus restos llegaron a Arequipa el jueves 29 de agosto y tras sendos homenajes fue sepultado al día siguiente en un nicho del Cementerio La Apacheta, prestado por la familia Del Carpio.
Ante el clamor popular, los responsables de la Beneficencia Pública se comprometieron a donar un terreno para la construcción de su mausoleo, lo que fue cumplido en 2009; en tanto que el Gobierno Regional asumió el compromiso de realizar la edificación que hace poco fue terminada sobre un área aproximada de 4 metros cuadrados, ubicada a espaldas del oratorio que se encuentra al ingreso del Cementerio General La Apacheta.
El monumento póstumo a Los Hnos. Dávalos a simple vista pasa inadvertido,  o parece escondido por su ubicación en la parte trasera del oratorio y de costado a uno de los pasillos laterales del camposanto arequipeño, quizá la idea fue que mirara al Misti. Si bien, se trata de un concesión de la Beneficencia y del GRA, pero pudieron haber sido  un poquito más generosos y ubicardo sobre un área mayor y más vistosa para los homenajes que recibirán cada año.
Tal como ocurre con el mausoleo construido, también hace poco, a María Nieves y Bustamante autora de “Jorge, el Hijo del Pueblo”,  el cual si se encuentra bien ubicado en el pasillo central del cementerio.
De otro lado, el texto de la placa que ha colocado el Gobierno Regional para inmortalizar su obra, está incompleto y puede causar confusión, pues está dedicado a “Los Hermanos Dávalos”. Para corregir esto se podría agregar otra placa adicional en donde figure el nombre de José Santos Dávalos Salazar con su fecha de nacimiento (1-11-1923) y de fallecimiento; por cuanto sólo los restos de él  descansaran allí de momento, dado que su hermano Víctor  vive y ojalá nos acompañe por mucho tiempo más.
Estas críticas las hacemos con un sentido constructivo y porque observamos que en varias de las obras que realizan nuestros gobiernos locales y regionales se registran errores que al final nos cuestan a todos, porque el dinero que manejan es de todos los peruanos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“MENELIK” EL GLADIADOR INVENCIBLE