LAS PELEAS DE TOROS, PATRIMONIO DE AREQUIPA


Iniciamos el mes de Agosto, rindiendo homenaje a nuestra patria chica, describiendo una de nuestras tradiciones más peculiares y reconocidas a nivel internacional, como son las peleas de toros.

Esta tradición de Arequipa que es única en el Perú y en el Mundo, nació de la manera más espontanea entre los hombres laboriosos de nuestra campiña hermosa y otrora vasta y fecunda. Los campesinos solían recurrir a ellas para alternar sus largos días de agotadoras faenas de labranza con horas de emoción y de euforia.

Como es sabido esos animales eran dedicados a trabajar en pareja en la yunta abriendo surcos para sembrar en ellos papas, maíz, trigo etc. Estos simples bueyes al ser soltados se embestían, con tal fuerza que concitaban la atención de los campesinos, quienes esporádicamente empezaron a llevarlos al campo de combate, entablándose apuestas entre los dueños.

Con el tiempo se fueron haciendo parte integrante de la vida chacarera, recurriéndose a ellos para celebrar con toda pompa el aniversario de un distrito o de un pueblo o la fiesta del santo patrono de la comunidad. Uno de los propulsores y pioneros de estas contiendas fue el agricultor Guillermo Pauca, quien recorría chacra tras chacra solicitando la cooperación de sus dueños mediante el préstamo de siquiera de un toro a fin de organizar un programa de peleas entre astados.

El progreso hizo que el tractor desplazará a los mansos bueyes y estos se erigieron en grandes protagonistas de esta fiesta brava como verdaderos gladiadores. Estos animales ya no trabajaban, eran mantenidos en celo y sometidos a preparación física antes de cada contienda.

Los toros de pelea son diferentes a los astados de lidia. Mientras los primeros son salvajes, criados en establos especiales o de pedigree; los de pelea son de chacra, más grandes pero dóciles, habituados al trabajo y amigos del hombre. Precisamente este vínculo e engreimiento del amo hacia sus animales lo dirige hacia el combate. No obstante, para una pelea el toro debe estar aislado durante un mes, realizar ejercicios matutinos que consisten en largas caminatas que le permitan obtener un buen físico. A todo esto se añade el suministro de una alimentación especial, consistente en alfalfa seca, concentrado e incluso vitaminas.

Uno de los toros más famosos fue Menelik, un astado asesino pues ensartaba con sus astas al rival de turno y lo levantaba en vilo desgarrándole el cuello o la misma cabeza. Se dice que sumo alrededor de 12 victorias y al final, mal cuidado, viejo y enfermo, marchó al matadero entre las lágrimas de sus seguidores. Finalmente embalsamaron su cabeza y hoy en el distrito de Socabaya el campo destinado a lides de cuadrúpedos lleva su nombre.

LA ORGANIZACION DE LAS PELEAS

La Asociación de Criadores, Propietarios y Aficionados de Toros de Pelea de Arequipa fue fundada en 1984, para impulsar esta tradición de manera organizada, cuenta con cerca de 400 afiliados, de los cuales unos cien son activos. Esta organización cuenta con un reglamento para la realización de las peleas de toros, aprobado el 6 de enero de 1992.

De acuerdo a los estatutos y con la anticipación debida, la comisión organizadora realiza la coteja de los astados que habrán de participar en el programa de contiendas. Siendo los parámetros: el peso, los cachos y la edad. El peso no debe ser muy diferente entre toro y toro (35 kilos de diferencia como máximo), las astas deben tener casi las mismas características y la edad no deberá ser ni muy adulta ni muy tierna a efecto que estos luchadores se encuentren más o menos al mismo nivel.

Los toros de pelea se clasifican en dos categorías: pesados, desde 520 kilogramos (carcasa) o 940 kg. peso vivo para arriba y los semi pesados o medianos desde los 520 kilos hacia abajo. Los propietarios tienen la potestad de ascender a sus astados a la categoría superior, pero no pueden descender a la categoría de semipesados o medianos, cuando un toro ha pasado del peso indicado o ha peleado con toros de la categoría pesados.

De esa manera los toros que obtengan los laureles de victoria en una oportunidad después de un tiempo razonable volverán a competir. Así se les va sumando las peleas con victorias. Si perdiera en una lid bien luchada a este toro derrotado en tales circunstancias se le dará una segunda opción a efecto de que retome su celda de triunfos.

Una vez que los toros logren obtener determinado ranking, es decir, determinado número de peleas ganadas, inmediatamente se le hace competir por el campeonato. Es preciso aclarar que cuando se trata de combates por el campeonato ya no se considera ni el peso ni la edad, sólo el ranking de peleas.

Asimismo, el reglamento establece que 15 jueces son los que garantizan el normal y exitoso desarrollo de los programas, 10 son de cancha y 5 son jueces de la pelea propiamente dicha. De los 10 de cancha, dos van a recoger a un toro para que ingrese a la cancha, mientras que otros dos acuden a recoger al astado rival. De esta manera los dos cornúpetas deberán ingresar a la cancha a una hora precisa y en forma simultánea.

Concluida la pelea, otras dos parejas de jueces de cancha irán a traer a los siguientes astados rivales mientras que los primeros cuatro jueces descansan. Por su parte, los 5 jueces de pelea harán cumplir el reglamento, para garantizar el combate, que los toros entren limpiamente, que no existan abusos o excesos de algún criador o arreador hostigando a los contendores.

Una vez iniciada la confrontación, los jueces de pelea tienen como función determinar la condición de la pelea y pronunciarse colegiadamente sobre el resultado de la pelea, siendo su fallo inapelable. Como se sabe, pierde el toro que sale corriendo ante las embestidas de su oponente. Además los jueces de pelea tienen la potestad de suspender alguna pelea por cuestiones de tiempo (a veces los toros permanecen trenzados mucho tiempo) u otra circunstancia. En caso de empate, el trofeo se sortea.

Además, de acuerdo al estatuto en las peleas de toros funciona un Veedor, cuya misión es evaluar todo el espectáculo, es decir, desde ver el estado del campo de peleas (la cancha debe medir como mínimo 80 x 80 mts. y ser segura), debe ver si llegaron temprano o tarde los miembros de la comisión, como se atendió al público, etc. Y de existir incumplimiento a ciertas reglas, la Asociación, aplicará las sanciones correspondientes a los infractores.

Además se acostumbra llevar una vaquillona o “manzana de la discordia” para las peleas porque a veces el toro se extraña al ver tanta gente reunida. En tales circunstancias, ingresa su ternera y actúa con más confianza. La ternera además influye en la inmediata iniciación del duelo porque se le lleva hasta el centro del campo. Al encontrarse ambos toros, se retira a la hembra y los astados se lanzan con toda potencia el uno contra el otro, como diciendo: “es mía”. Esto es parte del instinto animal.

La Asociación de Criadores de Toros de Pelea elabora anualmente un calendario de peleas, en donde destacan: las peleas por el Miércoles de Ceniza como apertura del año, luego las que se cumplen por la Pascua de Resurrección, en abril es el Campeonato Campeón de Campeones, en julio hay peleas por el Aniversario del Colegio Independencia. También se programan confrontaciones por los aniversarios de los distintos distritos y desde luego por el Día de Arequipa, por el Día de la Virgen del Rosario en el mes de Octubre y el Campeonato de la indicada Asociación en diciembre.

De acuerdo al reglamento las peleas de toros se estructuran de la siguiente manera: preliminares, semifondo y fondo. Además se dan peleas estelares en las dos categorías, por el Aniversario de Arequipa, Campeonato de Fin de Año y Campeonato de Campeones, en las que se disputan los Asteros de Plata.

Muchos criadores han logrado acumular varios trofeos y asteros. La Asociación posee 2 toros laureados que son “Oro Negro” de propiedad Hernán Delgado de Zamácola, Cerro Colorado; y el toro “Mac Giver” de Zacarias Luna Zegovia; estos dos toros se les ha laureado porque en todas sus presentaciones quedaron invictos. Anteriormente destacó “Fujitivo” de propiedad de Rogelio Neyra que se convirtió en Campeón de Arequipa. También se tuvo al “Gran Chaparral de propiedad de Eligio Zevallos; y ni que decir del gran Medelik de Socabaya, de quien nos ocuparemos en la próxima nota.

Comentarios

idelgar ha dicho que…
Para aclarar sobre las peleas de toros, no es único patrimonio de arequipa, estas estampas se dan desde tiempos inmemoriales en el Distrito de Santo Domingo, provincia de Morropon en Piura, y constituye un elemnto cracteristico de su folcklore y orgullo de su pueblo, ya que la serrania piurana es eminentemente ganadera.

Entradas populares de este blog

“MENELIK” EL GLADIADOR INVENCIBLE