VÍCTOR DÁVALOS ESPERA UN DESTINO MEJOR



El Estado Peruano debe otorgarle una pensión de gracia

“Hoy que regreso peregrino fatigado

Con el corazón cansado de buscar felicidad

Arequipa, soy feliz en tu regazo

Con el beso y el abrazo que me otorga tu bondad”. (El Regreso - Mario Cavagnaro)

El Estado Peruano está en deuda con Víctor Dávalos Salazar, sobreviviente del afamando dúo Los Hermanos Dávalos, cuyas canciones siguen haciendo vibrar los corazones de miles de arequipeños en todo el Mundo. Don Víctor, hoy en sus cuarteles de invierno requiere de una pensión de gracia que por derecho le corresponde tras haber difundido la música nacional durante más de 62 años.

Desde el 11 de octubre del 2006, en que se encomendó a Lourdes Mendoza del Solar, congresista por Arequipa y segunda vicepresidenta de la República gestionar de acuerdo a ley 27747 el otorgamiento de una merecida pensión de gracia para Víctor Dávalos, hasta el momento no se logra tal compensación. Durante estos casi 4 años se ha tocado también las puertas de los congresistas: Juan Carlos Eguren y Pedro Santos Carpio. Por su parte, la Escuela del Yaraví, el 9 de setiembre del 2008, ingresó el expediente 37868 solicitando al Presidente del Gobierno Regional, Juan Manuel Guillén Benavides, gestionar la citada retribución económica ante la Presidencia del Consejo de Ministros, pero hasta el momento no hay respuesta positiva.

Hace unos días con motivo del 470 Aniversario de la Fundación Española de Arequipa y aprovechando que no hay festejo sin que se toque algún tema del dúo Los Dávalos, la Asociación Escuela del Yaraví convocó a la prensa local para llamar la atención de la autoridades que hasta el momento no hacen nada efectivo por lograr que Víctor Dávalos reciba una pensión de gracia, tal como perciben otros artistas, para vivir sus últimos días en forma digna y sin preocupaciones.

Debemos recordar, que Víctor Dávalos Salazar nació un 22 de setiembre de 1927, es decir, está por cumplir 83 años de edad; actualmente sufre algunos males crónicos que ponen en riesgo su salud, situación similar ocurre con su esposa, María Antonieta Bejarano, también cantante y compositora.

EL DUO “LOS DAVALOS”

El 31 de octubre del 2009, con motivo del “Día de la Canción Peruana” en el programa radial “Voz de Libertad” que dirige Walter Castillo, tuvimos la oportunidad de conversar vía telefónica con Víctor Dávalos, quien nos confesó que su hermano mayor José Santos (1-10-1923 al 22-08-2002) fue el primero en ingresar al mundo artístico participando en un concurso promovido por Radio Arequipa (1938), ocasión en que participó con Edelfonsa Márquez e interpretó un tango, resultando ganador pese a ser muy joven.

Los hermanos Dávalos, hijos de Víctor Dávalos Pacheco y Albina Salazar Riveros, vivieron su infancia y juventud, en la calle Palma (hoy Víctor Lira) del popular barrio de la Casa Rosada cerca al Tambo Manrique (Hoy Complejo Habitacional Nicolás de Piérola 1ra. Etapa). Allí su madre tenía un restaurante donde se cantaba música arequipeña; muy cerca estaba el Asilo Lira y también por allí pasaba el tranvía eléctrico rumbo a Paucarpata, elementos que influyeron en la vida artística y sentimental de los jóvenes José y Víctor quienes estudiaron la primaria en una escuelita cerca su domicilio, en donde no fueron precisamente alumnos destacados, según reconoce Víctor Dávalos.

Con Guillermo Ramos Goyzueta formaron el trío “Los Chamacos” (1945), interpretando temas mexicanos muy de moda por aquellos años en que los cines mistianos se llenaban con la proyección de películas del país azteca. A mediados del Siglo pasado sus voces brillaban en las radios: Landa, Arequipa y Continental, así como en varios teatros arequipeños.

En 1952, deciden dar el gran salto viajando a Lima para difundir su música y de paso Víctor decide someterse a un chequeo médico para tratar la miopía de sus ojos, aprovechando el apoyo del gobernante de aquel entonces Manuel A. Odría.

Dos años después se presentan en vivo en emisoras como: Radio Nacional, El Sol y La Crónica, así como en importantes teatros de la Capital, obteniendo varios premios dado su gran talento, Víctor, primera voz con un registro incomparable, don heredado de su padre a quien el pueblo apodaba “Matalimeño” justamente por su potente voz con la cual ganaba fácilmente contrapuntos frente a cantantes capitalinos. En tanto José hacia la segunda voz y segunda guitarra con gran acierto, en realidad uno estaba hecho a la medida del otro.

Estos dones, felizmente han sido heredados por algunos de los descendientes de ambos hermanos. José se casó con Blanca Velásquez, con quien tuvo 5 hijos: Percy (concertista), Ivonne, Claudet, Carlos y Miriam. Mientras que Víctor vive orgulloso de de la calidad interpretativa de sus hijas María Antonieta y Lesly, así como de su nieto Anthony Delgado Dávalos quien a sus 15 años ya da mucho que hablar.

Con el éxito alcanzado en la gran Lima, Los Dávalos lograron grabar sus éxitos hoy convertidos en clásicos como: “Al pie del Misti”. “Melgar”, La Partida, “Río de Arequipa”, “La Benita”, “Montonero Arequipeño”, Ciudad Blanca”, “Sois Sirena”, “Antiquilla”, “En el campo hay una Flor” y otros, bajo los sellos de Sono Radio, Virrey e IEMPSA y en discos de 78,45 y 33 1/3 revoluciones por minuto. Sin embargo, Víctor Dávalos guarda en la memoria con especial cariño las grabaciones hechas en 1954 con la orquesta de Benigno Ballón Farfán, bajo el título de Memorias; también la impresión hecha del tema “Sufriendo Estoy” con Castillo Chanove (fueron 8 discos con 16 canciones en total). Tampoco olvida los 3 Long Plays grabados en 1960 con la guitarra de Oscar Avilés y la interpretación de “Gitana” con Rafael Amaranto.

Dado su particular estilo interpretativo fueron bien recibidos en los Estados Unidos, a donde emigró primero Víctor Dávalos en 1975 con el objetivo de hacerse operar de la vista; allí él empezó a cantar solo y al poco tiempo llamó a su hermano José con quien la acogida del público latino residente en Norteamérica fue en aumento, recibiendo gratos reconocimientos, entre los más destacados está el homenaje del Gobernador de Nueva York, George Pataki, quien en 1995, cuando cumplieron “Bodas de Oro Artísticas” inscribió a los “Dávalos Brothers” junto a Celia Cruz y José Feliciano, en el Empire State, es decir, en la cúspide de los talentos interpretativos de origen latino.

Las últimas grabaciones del afamado dúo fueron “Los Dávalos desde New York” y el “Regreso de los Dávalos”, esta última se hizo en Arequipa entre 1994 y 1996, destacando la composición “Soy de Arequipa” escrita por Percy Delgado Pacheco con el apoyo del difusor de música criolla Héctor Gómez Rodríguez.

Los Dávalos, gloria de la música arequipeña también grabaron aunque en forma artesanal algunas glosas con la Tuna Mayor de Arequipa, según cuenta José quien además recuerda con nostalgia la última gira que realizó a Ecuador en junio del 2002 y las presentaciones hechas un mes después ante las colonias peruanas en los Ángeles y New York; pues fueron las últimas que cantó con su hermano José quien luego ingresó a la etapa terminal del cáncer que finalmente acabó con su vida en el estado newyorkino un jueves 22 de agosto a las 10.45 horas. Siete días después, sus restos llegaron a Arequipa para recibir el homenaje póstumo del pueblo mistiano y ser enterrados en un mausoleo prestado del Cementerio General de la Apacheta, bajo los acordes de “El Regreso”.

Víctor Dávalos, tras 62 años de cantarle a Arequipa, reconoce haber vivido bien durante sus años de gloria, pero lamentablemente como a muchos artistas les suele ocurrir, “no guardó pan para mayo”, ni siquiera logró tener una casita donde pasar sus últimos días; el ex Alcalde Luis Cáceres incluso los estafó en 1988, oportunidad en que su familia le pagó 10 mil 500 soles para un departamento de la Av. Dolores, pero este fue entregado sin acabados. Actualmente, el sobreviviente de Los Dávalos vive en casa de sus hijos y espera que algún día no muy lejano el Estado le entregue la pensión de gracia que tanto necesita.

Pero gitanita tu que sabes

Quiero que me digas suave

La verdad, si es un puñal…


Comentarios

Yvonne Dávalos de Saettone ha dicho que…
Sería bueno que se informen bien antes de publicar nada. José Dávalos, mi padre falleció de un paro cardiaco, y si es cierto que se le detecto cancer, también ES MUY CIERTO QUE EL NO PADECIO LOS DOLORES NI SU DECESO SE PRODUJO EN FACE TERMINAL.
Yvonne Dávalos de Saettone

Entradas populares de este blog

“MENELIK” EL GLADIADOR INVENCIBLE