OLLANTA AUMENTANOS EL SUELDO Y CAMBIA EL PAIS



“Lo que sobra es dinero, lo que falta es tiempo para gastar” dicen algunos soberbios para justificar  su poco desprendimiento. Pero en el caso de nuestro país creo que podemos decir: “En el Perú hay dinero en demasía lo que falta es criterio para distribuirlo” y de esto al parecer cada vez somos más conscientes.
 Por eso, los médicos de EsSalud y del MINSA, así como los profesores del SUTEP reclaman con justa razón incremento de sus haberes, más aún si por todos los medios se resalta el auge de la economía de nuestro país, la explotación minera y el incremento de las actividades comerciales y gastronómicas son evidentes  a tal punto que ni siquiera la crisis económica mundial nos afecta.
La riqueza existe pero se requiere una reingeniería en la distribución del dinero para que no permanezca dormido en arcas oscuras o se utilice para el enriquecimiento indebido de unos cuantos.
En ese sentido, el Presidente Ollanta deberá no sólo preocuparse por incrementar los haberes de los policías y militares, sino también de todo el aparato estatal de menor rango (menos a los altos funcionarios de gobierno que ganan bastante), que hace más de 10 años no recibe un aumento en sus haberes; pues todos los peruanos tenemos derecho a beneficiarnos del auge económico de nuestro país y porque el costo de vida ha subido para todos.
De esta manera, los índices de aceptación del actual gobierno, tan venidos  a menos por los problemas del VRAE, Conga, Puno y otros,  aumentarán y Ollanta Humala podrá respirar tranquilo por un tiempo más; y si le falta dinero para cubrir las planillas, fácil  deberá exigir un mayor aporte a las mineras por la extracción de nuestro mineral que se llevan  en conteiners  y que regresan como productos terminados  a precios elevados.
Claro para mejorar los servicios de salud, educación, seguridad y otros, no sólo será suficiente aumentar sueldos, sino realizar una reorganización total, allí radicará la tarea más difícil, porque habrá que cambiar el ocio por el trabajo, la corrupción por la honradez, la mentira por la verdad, la injusticia por la justicia y la condescendencia por el castigo ejemplar a los infractores. Esta tarea si probaría  la fortaleza y el interés de nuestro gobernante para transformar al país.
De no hacerse esto, nos convenceremos una vez más que la única transformación en marcha es la del propio presidente, quien hasta el momento muy poco a nada a cumplido de todo lo ofrecido durante su campaña.
Y los médicos, los profesores, los policías, los militares y todos los que recibimos un sueldo del Estado, debemos entender que si el Perú se desangra  y agonizan nuestras instituciones, es por culpa de todos y; por tanto, sólo todos podemos construir una patria nueva, trabajando más horas, atendiendo bien a nuestros semejantes y luchando por ser mejores cada día. Diciendo sobretodo ¡NO A LA CORRUPCIÓN!, y NO A LOS POLÍTICOS QUE ENGAÑAN.


Comentarios

Entradas populares de este blog

“MENELIK” EL GLADIADOR INVENCIBLE