TRAS EL TERREMOTO CUIDADO CON LA RECONSTRUCCION

TRAS EL TERREMOTO CUIDADO CON LA RECONSTRUCCION

El 15 de agosto ya no será una fecha importante sólo para los arequipeños y huanuqeños que celebran en ese día el Aniversario de su Patria Chica, sino lo será también para los iqueños, aunque de triste recordación por el terremoto sufrido que acabo con la vida de 500 personas. Arequipa vivió una experiencia similar el 23 de junio del 2001 y si bien las víctimas fatales fueron mucho menos (88 muertos, 25 desaparecidos y 3,242 heridos), gracias a la solidez de la mayoría de sus construcciones; pero a consecuencia de este terremoto se suscitaron una serie de hechos que deben tomarse en cuenta para la reconstrucción de las provincias de Ica.
Es bueno mencionar que Ica es uno de los departamentos con más costa del Perú (88% de su territorio) y se encuentra por debajo de los 500 metros de altitud, de allí que de sus 5 provincias: Pisco, Chincha, Ica, Nazca y Palpa, sólo ésta última no tiene mar. Siendo Pisco y Chincha las más vulnerables no sólo por estar más cerca del Océano Pacífico sino también por encontrarse sobre la placa tectónica de Nazca en constante movimiento al igual que la placa sudamericana y norteamericana que mantienen en dinámica constante al Continente y producen severos sismos.
Esto hay que tener muy en cuenta antes de iniciar la reconstrucción de estos pueblos y se debe contemplar la posibilidad de reubicar a las poblaciones a zonas menos riesgosas y lo más alejadas posible de la costa.
Conviene recordar, que tras el terremoto ocurrido en Arequipa hace 6 años, el Ministerio de la Presidencia del gobierno de Alejandro Toledo, creó el Organismo de Reconstrucción y Desarrollo del Sur (ORDESUR), inicialmente presidido por Luis Torres Villar y posteriormente por Luis Gutiérrez Aparicio; con la finalidad de que manejará con plena autonomía los recursos provenientes del BID y del Tesoro Público, fijados inicialmente en 110 millones y luego incrementados hasta en 525 millones de Nuevos Soles para la ejecución de 130 proyectos que deberían ser elaborados y financiados por los gobiernos municipales y los concejos transitorios regionales que funcionaron en esos años.
Sin embargo, a las pocas semanas de creado ORDESUR, empezaron las quejas de los alcaldes provinciales y distritales, especialmente del Burgomaestre de Arequipa de aquel entonces, Juan Manuel Guillén Benavides, porque este organismo lejos de manejar un presupuesto totalmente propio, produjo una merma en los ingresos de los gobiernos locales, pues el gobierno central derivó a dicho organismo una parte del Canon Minero y del Foncomun que les correspondía. Además los alcaldes exigieron ser incorporados a ORDESUR ente al que calificaron de centralista e ineficiente pues las partidas económicas para las obras demoraban mucho.
Por citar un ejemplo, para rehabilitar el Sector Educación fue designado el CTAR Arequipa, dirigido entonces por Hugo Rosand Galdos y luego por Eduardo Gallegos Melgar; a este Consejo Transitorio de Administración Regional, ORDESUR le aprobó licitar 474 aulas prefabricadas en diferentes distritos y provincias de Arequipa por un monto de 3,5 millones de Nuevos Soles (S/. 7,384 c/u aprox.), proceso que se concretó recién 6 meses después del terremoto, en tanto que la construcción de las aulas de madera y tripley demoró otro tiempo similar y en varios centros educativos todavía no han sido reemplazadas por construcciones de concreto como se prometió. Por el tiempo y dinero invertidos habría sido mucho mejor construir aulas de material noble desde un inicio.
Pero esto no fue todo, sino que el Cuadro de Asignación de Personal aprobado por la Presidencia de la República para ORDESUR consideraba a 54 trabajadores entre funcionarios de confianza, profesionales, técnicos y auxiliares, cuyas remuneraciones iban desde los 11 mil 500 hasta los 1,500 Nuevos Soles; en tanto que el Director Ejecutivo ganaba como Ministro de Estado, es decir, cerca de 30 mil, según consta en las publicaciones del Gran Sur de la República de aquel entonces. Esto fue lo que más molesto a la población arequipeña, y ante la poca efectividad de ORDESUR, sus creadores no tuvieron más remedio que desactivarlo al año y meses de su creación.
Este tipo de hechos deben servir de experiencia a las autoridades de gobierno que están pensando en crear un organismo similar a ORDESUR para la reconstrucción de Ica; somos de la idea que más económico y menos burocrático resulta que sea el propio gobierno Regional y los gobiernos municipales se encarguen directamente de las obras y se aproveche la existencia del Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP) para controlar el buen uso de los recursos económicos. Pero como se dice: “el hombre es el único animal que tropieza con la misma piedra”, no sería raro que en Ica se repita similar historia que la vivida en Arequipa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“MENELIK” EL GLADIADOR INVENCIBLE

¿DE QUE COLOR ES NUESTRA BANDERA?

DESPUES DE 194 AÑOS DE SU MUERTE, MELGAR AUN NO DESCANSA EN PAZ